Un día azul

por Fer Población

Mi hermana lo dijo muy seria, hace un día azul. Y me hizo gracia. Me hizo gracia porque lo entendí, quedaba muy claro. Hay muchos tipos de azules, pero creo que todos os imagináis el tono de azul al que me refiero.

Al de sus ojos, siempre vivos, siempre brillantes. Inquietos, profundos, plenos de bondad e ingenuidad a partes iguales. Porque ella es así, de esas personas que pasan por la vida bailando, consiguen que oigas su música y te animan a sonreír simplemente porque no queda otra opción.

Y la vida no es justa, se escribe con renglones torcidos y a veces pone la zancadilla cuando menos te lo esperas. Sin motivos, ni explicaciones, simplemente pasa. Y a ella le ha pasado, y sigue sonriendo, y sigue haciendo que lo hagamos los demás. Porque la gente más grande no es la que hace más ruido, sino la que más te llena.

El brillo de esos ojos sigue ahí, lo sé, nunca lo he dudado. La llama en el pecho y el paso adelante lo tienes. Porque en tu cuesta arriba (momentánea) te vuelves vagón de cola para empujar a los demás. Porque eres una gladiadora de la vida que marca punto de inflexión al conocerte. Porque te necesitamos nosotros más que al revés. Porque puedes con esto y mucho más.

Los ojos azules siguen brillando y pasarán muchos más días azules. En un mundo gris y mediocre el azul es un gran color. Me lo quedo, siempre lo he tenido aunque puede que no lo haya valorado lo suficiente.

Anuncios