La hoja en blanco bis

por Fer Población

Creo que todos los que tenemos la osadía de escribir, sea mejor o peor, eso va por gustos, alguna vez nos hemos visto afectados por ese síndrome de la hoja en blanco. Ese malestar que te provoca el mirar un espacio sin letra alguna y no saber cómo llenarlo. Y piensas en lo que has hecho en los últimos días, en las últimas noticias, en lo que has hablado con los que tienes cerca…

A mí es algo que me duele especialmente, que me molesta, me incomoda, me hace sentir mal, me llevan los demonios, me siento bobo… todo eso y mucho más. Porque no es normal, porque suelo tener verborrea literaria y me da por hablar hasta del papel higiénico (que ya lo he hecho). No, no voy a caer en el excusa fácil de decir que el hecho de tener ya más de 400 posts me limita mucho, porque he hablado de muchas cosas ya. No, no soy de esos. Primero porque siempre salen temas nuevos, que por desgracia la actualidad no hace sino sacar mil temas y a cuál más llamativo. Aparte que siempre puedes hablar del mismo tema, pero de una forma diferente.

Es mi problema de hoy. De verdad. Miro este espacio, él me mira a mí, nos miramos ambos, pero no nos sonreímos, no nos queremos. No hay pasión, ni mística… sólo hay un dejar pasar el rato a tropezones de silencios incómodos. Parece que los dos estamos encerrados en el ascensor del día y ni siquiera nos sale hablar del tiempo.

Hace mucho tiempo oí, o leí, no sé, que en el ejercicio de escribir la inspiración supone un 20% del resultado. Que la inspiración es algo que viene y va, así que mejor será que te pille trabajando. Es evidente que no es un día en el que me sienta especialmente inspirado. No creo que os haya hecho reír, llorar, pensar… simplemente os he hecho perder un ratito a ver qué narices me pasaba hoy por la cabeza. Pues hoy… hoy nada.

Anuncios