Me da rabia

por Fer Población

Me da rabia la gente que resta, las envidias ajenas, las miradas torcidas, los falsos deseos, las ganas de nada, el tú tampoco. Me da rabia el mal de muchos y el mundo reflejado en un espejo roto. Me da rabia la patada al cojín y pensar que piensas demasiado para que yo piense menos. Me da mucha rabia.

No lo entiendo. No entiendo la gente que tiene como objetivo en la hacer nada, pero que no se note. Que se dedican a pisarte a ti para poder subir ellos. Que viven de rumores y se alimentan y parasitan el éxito ajeno. Y os suena. Claro que os suena. Me encantaría que no, pero me temo que sí.

Porque todos hemos tenido este perfil de gente cerca. Muy cerca. Son como los piojos en los niños, pero con final feliz. Para los piojos claro. Son la rémora, la lacra, la peste de este mundo. En época de crisis sería un buen momento para hacer criba. Pero no vamos a poder hacerla. Lo siento, pero no. Porque ellos, como buenos piojos que son, están en la cabeza, arriba. Bien asentados y afianzados. Chupando sangre fresca y causando estragos y enfermedades.

Hay tantos que se camuflan con el ambiente, con la sociedad. Que se mezclan y son reconocidos y premiados por sus deméritos. Patético, triste y real. Como la vida misma. Al menos esta vida.

Lo sabemos, pero de vez en cuando tienen el detalle de recordarnos que están ahí. Como hoy.

Anuncios