Una y otra vez

por Fer Población

Estoy seguro que os pasado. Es que no lo podemos remediar. Pones la tele, así, por tener algo de fondo, por tener la sensación de que no estamos tan solos, y ves que ponen algún capítulo de alguna serie que ya has visto. Que te sabes de memoria. Y piensas… Uff otra vez este capítulo, qué pereza… no me apetece nada verlo… pero lo ves.

Eso es así, por alguna extraña razón no puedes evitar el acabar viendo una y otra vez capítulos de series. Con los Simpsons ya es el colmo, muchos nos sabemos partes de diálogos de memoria. Es más, creo que hay mucha gente en España (me incluyo) que ha comido más veces con los Simpsons que con su familia.

Con las películas nos pasa lo mismo. Hay algunas que hemos visto “cienes y cienes de veces”, pero siempre damos el sí quiero para darles otra oportunidad. Quizá es que nos guste lo conocido, quizá es que lo predecible nos haga sentirnos cómodos. Qué sé yo.

Ahora que se plantea el mundo de la televisión a la carta, peleamos con la costumbre tan nuestra de plantarnos delante de la televisión (que ahora que es plana habrá que dejar de llamarla la “caja tonta”) y dejar el tiempo pasar simplemente para “ver qué ponen”.

Es muy curioso, o al menos a mí me lo parece, pero vamos que puede ser una de esas tontería en las que sólo yo me fijo… En fin que es muy curioso que justo ahora que la televisión “a la carta” pretende lanzar la oferta de contenidos hasta el infinito y más allá, las cartas de los restaurantes son cada vez más pequeñas.

Aquellas cartas de hace años que parecían El Quijote, que tenías que dedicar un par de días para leer, que te mareabas con todo lo que te ofrecían y pedías con la seguridad de que al final habrías preferido otra cosa. Y ahora, cuatro cuatro, tres cócteles y dos postres. Eso sí con muchos diseño y dibujitos.

En fin, voy a ver qué ponen en la tele.

Anuncios