León come gamba

por Fer Población

Lo siento, pero no me puedo resistir. Necesito sacarlo, decirlo, que lo sepáis… yo quiero un león come gamba. Es más, no pienso morirme sin probar ese plato. Animo a los restaurantes, tascas, bares y demás de España a que incluyan el plato en su carta. Que se forran, pero fijo. Que no digo yo que vaya a repetir, que haya que ponerlo en el menú del estilo los lunes paella, los martes león come gamba, pero probarlo hay que probarlo ya mismo.

La curiosidad mató al gato, dicen, aunque también dicen que los gatos tienen siete vidas, luego ya tienen que ser curiosos los gatos para morirse siete veces. En fin, que aunque sólo sea por curiosidad ese plato debería estar a disposición del gran público. De las entrañas del mundo Masterchef a lo cotidiano de la tasca Manolo, con mis respetos para Manolo por supuesto.

Lo malo es con la carita de bueno que tiene el león da hasta penita comérselo, pasa como con aquella mortadela que había cuando yo era pequeño que tenía la silueta de Michey Mouse. Bueno eso, más que pena, daba un poco de asco… aunque eso es otro tema porque me da la sensación que es mejor no saber todo lo que nos hemos comido de pequeños.

Ese plato sublime, ese ejercicio de alto nivel culinario, esa… esa patata con bigotes y dos pimientas rosas vamos. Yo lo pongo al nivel de la tortilla deconstruída, de los aires, las espumas… Manolete si no sabes torear pa qué te metes. Que los hay que los dominan y nos sorprenden, los demás vayamos a lo de siempre.

Pero el león… ay mi león, el león se quedó en cachorrito y corrió a esconderse en las faldas de Eva González. Bien hecho león, de esconderme en algún lado ése sería gran sitio. Lo dicho ¿quién me invita a un león come gamba?

Anuncios