Y van 500

por Fer Población

Pues sí. Éste que estáis leyendo es mi post número 500. Se dice pronto eh. No voy a colgarme medallas, ni decir que ha sido a base de trabajo, esfuerzo, sacrificio… no os voy a decir que ha sido un golpe de riñón constante, porque, simplemente, no es verdad. Ha sido un placer (casi siempre, claro), creo que he disfrutado más yo de vosotros que vosotros de mí. Ha sido una cura a mi escasa salud mental, una forma de abrirme al mundo, de sacar las cosas que llevo dentro. Y lo curioso es que nadie se ha asustado, al menos no demasiado.

Una de las cosas más curiosas que me viene pasando desde hace tiempo es que, poco a poco, vas tejiendo una pequeña red de contactos en este particular mundo de los blogs. Nos leemos, nos hablamos, nos cuidamos, nos envidiamos, pero de forma sana. Es una familia sin cara, pero con mucha voz.

Tengo por costumbre ceder estos números tan redondos a personas que significan algo, que creo que tienen algo especial. Bueno más que creerlo lo sé. Cuando llegué al post número 200 cedí la palabra a mi amiga Aina, culpable de todo esto. la única persona capaz de conseguir que me sintiera retado y me pusiera las pilas. Lo reconozco, al principio lo hice por llevarle la contraria, luego me enganché. En el 300 pasaron a saludaros dos buenas amigas, Geno y Helena, bueno, para ser sinceros más Geno que Helena, pero buenas amigas son ambas. En el 400 dejé que al que le apeteciese me mandara algo, y tuve la suerte de que Cristina y Valeria recogieran el guante (hubo alguien más, pero eso es otra historia).

Hemos llegado al 500. En este caso os dejo con una persona de esa familia sin cara que os comentaba antes. Alguien que desde que empecé a leerla me llamó la atención. Una persona que no grita, susurra, que no da un portazo, se cuela por un resquicio. Livia ha tenido a bien dejarme unas líneas y yo encantado de que las leáis. Tenéis más cosas suyas en http://liviadeandres.com os lo recomiendo.

Os dejo con ella, Livia, gallega de pro como vais a poder comprobar ahora mismo. Gracias a todos, gracias por todo.


Confundida

Si no fuera jueves, sería martes

Todos los días me confundo con otra

Creo que no soy yo

Me miro detenidamente en el espejo

No he sido así toda mi vida

En relidad, soy otras

Soy muchas versiones de mí misma

Puedo ser jueves o martes

O cualquier día de la semana

Pero nunca soy absolutamente yo

No es nada gracioso ser otras por ahí

Confundo a la gente

Porque me confunden con otras

Hasta yo misma me confundo

Porque los jueves soy una y los martes otra

Pero nunca soy yo

Anuncios