Los perros en los dibujos animados

por Fer Población

Hace tiempo que llevo pensando que los guionistas de los dibujos animados tienen algo raro en la cabeza, o puede que se hayan tomado, o las dos cosas, o qué sé yo. Pero claro, que si estos hombre o mujeres (y viceversa) son los que tienen que dar las primeras lecciones de la vida a los hijos de otros (que yo estoy más cerca a ganar un Nobel que ha tener un hijo), si eso es así, entonces tenemos un problema. Pero un problema serio, de los más gordos, un problema tipo Falete después de zamparse la paellada de Villa Enmedio, y es que los de Fairy, hartos de ver discutir a los dos pueblos por ver quién fregaba mejor (que podrían haber discutido por algo con más gracia, digo yo), pues juntó los dos pueblos en uno, que ya se sabe que el roce hace el caariño.

Pero bueno, a parte de muchas cosas, que si las pensamos nos plantearemos si no es más sano poner a los pequeños a ver telediarios, redes o hasta cifras y letras, uno de los temas que más me impactan son los perros. Sí, los perros. Y es que entiendo que los niños estén hechos un lío. Los pobres ya no sabe a qué atenerse. Ya no les queda claro ni el color de los perros. Porque es verdad que perros hay de muchos colores, sí, de muchos sí, pero ¿de todos? Porque en pleno alarde de cromatismo hace años ya nos soltaron a Foufur que era azul. Vamos que si le sueltas a alguien de mi edad (o similar) eso de eres más raro que un perro verde, salimos por la tangente pensando que nosotros hemos visto a un perro azul y no pasaba nada.

Si es que ni en los básicos se aclaran. ¿Dos o cuatro patas? Pues depende, de todo tipo hay. Porque el ya antes citado perro azul iba a cuatro patas, pero Honk Kong Fui (gran perro karateka) iba en dos patas. Y pensarás… bueno, si va en dos patas irá vestido… Pues no tiene porqué, la coherencia brilla por su ausencia. Porque Sultan, perro del inspector Gadget iba desnudo y en dos patas (aunque a veces iba a cuatro patas, y a veces se disfrazaba… Qué lío). En realidad no era el perro del inspector, sino de su sobrina, pero es que de ella no recuerdo el nombre.

Ahora que los que lo bordan son los de Disney. Ya con ellos los niños salen tocados de la cabeza. Pobres. Porque tenemos a Goofy y a Pluto. Los dos son perros. Goofy habla (o lo intenta), Pluto no, Goofy se viste (vamos que hasta lleva pantalones, cosa que no le dejan hacer a Donald, aunque eso es otro tema), Pluto no, Goofy va a dos patas, Pluto no. Está claro que el representante de Goofy negoció mucho mejor las condiciones que el de Pluto. El representante de Goofy debe ser en Mendes de los representantes de dibujos animados, puede que sea incluso el propio Mendes, que este hombre está metido en todos los fregados.

En fin, que los niños no saben a qué atenerse. Que los traemos locos. Los perros no hablan, o sí. Los perros van a cuatro patas, o no. Los perros no llevan ropa… Bueno esto última sería digno de discutir que más de una dueña de chihuahuas y similares que he visto por la calle.

Anuncios