La camisa rancia

por Fer Población

Mi asistenta y yo jugamos al escondite. A veces pienso que puede que sea Eurastio, pero él jura y perjura que no. Pensemos que es la asistenta. Porque ella ordena las cosas a su manera, y yo a la mía. Puede que para un ojo poco entrenado lo que yo hago no parezca orden, pero os aseguro que hay un perfecto sistema donde todo cuadra dentro del aparente caos reinante (¿ha colado?).

Y normalmente cuando busco una cosa encuentro otra. Esto creo que nos pasa a muchos. En mi caso buscaba un pantalón de pijama. Porque veréis, ése es otro tema, muchas veces he dicho eso de que a los chicos nos gusta ponernos el pantalón de pijama y una camiseta para dormir. Bien. Pues las marcas de pijama (me sigue haciendo mucha gracia tener pijamas de marca Nocturnia, soy así de tonto) deben haber hecho un riguroso estudio de este mercado y, conscientes de este fenómeno, sacan una nueva línea de productos que consisten en pantalón de pijama y camiseta.

Pues oye, conmigo ni por esas. Porque me gusta usar mis camisetas. Lo agusto que te sientes al dormir es directamente proporcional a los años de dicha camiseta. En fin, que me voy por las ramas. El caso es que buscando el pantalón del pijama, abrí el cajón de abajo. El cajón de abajo es parecido al trastero, van cayendo ahí cosas que puede que no vuelvan a ver la luz del sol. Pero, sorpresa, ahí había cuatro camisas.

¿Por qué todas mis camisas están colgadas en el armario y hay cuatro dobladas en el cajón de abajo? Eso que lo responda mi asistenta. Pero ye, que yo tan feliz. Mis camisas… Como si fueran nuevas. Encontrar algo que habías olvidado que tenías es como retomar la amistad con un viejo amigo.

Total que esta mañana he ido a ese cajón para ponerme una de esas camisas. Yo feliz y contento y cuando me la he puesto… Olía a rancio, a cerrado, como cuando llegas a una casa de veraneo que lleva todo el año sin usarse. Y tienes que abrir todas las ventanas y dejar que entre el aire.

Con las camisas pasa como con las amistades, que si las retomas tiempo después hay que airearlas. Mi camisa está ahora pendiente de lavado, planchado y colgado con las demás. Como una más.

Anuncios