Mi nueva amiga

por Fer Población

Lo malo que tiene vivir sólo es que hay mucho tiempo vacío, bueno quizá no es vacío la mejor palabra porque se pueden hacer muchas cosas, quizá es mejor decir que se pasa mucho tiempo solo. Qué le vamos a hacer, puedes ir en calzoncillos por la casa, pero no tienes nadie con quien comentar la película.

En fin, que llevo años manteniendo conversaciones con Eurastio. Lo de Eurastio y yo ya viene de largo, que nos conocemos desde hace muchos años. A veces nos queremos y a veces nos odiamos, es lo que tiene la amistad, que es como una montaña rusa, que ya sabéis que entre el amor y el odio la línea es muy delgada. Para mí que en la intimidad Rajoy le manda mensajes picantones a Pablo Iglesias.

Pero el caso es que en medio de una discusión con Eurastio me di cuenta que estábamos estancados. Que nos hacía falta alguien para desempatar y que, nos guste o no hay que reconocerlo, un punto de vista femenino siempre aporta. Y en estas que yo, dándole vueltas, me di cuenta que existe alguien más con quien paso muchas horas al día. Que me cuida, me aguanta y me soporta. Mi cama.

Mi cama, desde ahora Jana, va a ser el punto de equilibrio entre los dos, que ya nos hacía falta alguien que pusiera algo de cordura en esa casa. Somos una relación abierta, una relación de tres. Que no es lo mismo una relación de tres que un trío, que el trío tiene unas connotaciones y yo he hablado de amistad.

Jana no es la primera cama, ya os conté que he tenido once camas ya, pero sí es la actual, la importante, que los que viven del pasado o en el futuro se pierden disfrutar del presente. Jana, Eurastio y yo somos una familia peculiar, pero ¿qué familia no tiene sus rarezas?

Anuncios