Se acabó el verano

por Fer Población

Y cuando menos te lo esperas… Se acabó lo que se daba. Es una pena, pero es así. El verano 2015 ya ha pasado a la historia, ya se ha quedado en el recuerdo de tiempos pasados, que siempre pensamos que fueron mejor. Vale, cualquier tiempo de vacaciones, tiene muchas opciones de ser mejor, eso es verdad.

Pero por mucho que nos moleste el verano no se ha ido sin avisar. Qué va. Nos ha ido dando pistas, nos ha lanzado mensajes que había que leer entre líneas, pero nosotros, torpes de nosotros, no nos hemos dado cuenta. Somos así de cortitos, como cuando tu novia te va lanzando indirectas y tú les haces el mismo caso que las vacas mirando al tren. Y claro, al final llega el temido día en que te suelta eso de “tenemos que hablar”. Y dices que no te lo veías venir, y todos te dicen que era igual de obvio como que Carmen de Mairena no es mujer. Pues con el verano nos ha pasado lo mismo.

Porque pones la radio y ya no oyes “la gozadera”, cambias de emisora y sigues sin oír “la gozadera”, entras en un bar y no están poniendo “la gozadera”. Y es curioso que te has pasado el verano escuchándola, pero no te sabes la letra. Es como las cosas que te gustan, pero no te importan mucho. Como aquella chica que estaba contigo en clase que era “simpática”, como esa película que viste en sábado a las cuatro de la tarde que “no estaba mal” o el libro con el que “pasaste un rato”.

Has vuelto ya a la oficina, es más, no solo has vuelto a la oficina, si no que ya no tienes jornada intensiva y vuelves a pagar once euros (o similar) en el bar de al lado de la oficina, o vuelves a meter la cara en el tuper con cara de pocos amigos rodeado de otros tupers que siempre, pero siempre, tienen mejor pinta que el tuyo.

Los días se van haciendo más cortos. Vale que eso no está mal, que siempre he sido más de noche que de día, pero es una pista más. Aunque lo malo es que sales a trabajar por la mañana y es de noche. Y pasa lo que tiene que pasar, que vas dormido y pones el piloto automático en la oficina hasta que dan las once de la mañana.

Pero lo que ya me dejó claro que había terminado el verano, lo que no me dejó ninguna duda, lo que me hizo darme de bruces con la realidad, es que ayer me tuve que poner un jersey. Adiós verano 2015, espero a tu hermano pequeño con ansia.

Anuncios