Hola

por Fer Población

Hola, hola. Vaya, ahora mismo me siento como Pepe Domingo Castaño saludando a los oyentes (el que no lo haya pillado, tranquilo, es sólo cosas de fútbol). Pues sí, he vuelto y, del mismo modo que di mis explicaciones al irme, creo que las tengo que dar para volver. No es que haga falta, es que me apetece. Y mira, ésa es una de las razones por las que he decidido volver a asomarme por aquí, que me apetece.

Mi vida de teleñeco sigue su curso, pero con una pequeña gran novedad, se acabaron las paredes pistacho. Nunca mais, se acabó, fueraaaaaa. Después de seis años trabajando en un sitio con más cualidades de guardería que de empresa hemos puesto punto y final. Si tú no me quieres, y yo no te quiero ¿qué hacemos juntos? (Esta reflexión se la propongo a un par de parejas que conozco, no doy nombres para que no peligre mi integridad física).

Os voy a dar una pincelada de mis “greatest hits” de esta temporada que no me he pasado por aquí. Empecemos por la ducha. Veréis yo tengo la manía de ducharme a diario (si a ti realmente también te parece una manía debes ser uno de esos que nos hacen tan agradables al olfato los viajes en metro), pero el otro día me di cuenta que en mi ducha no quedaba gel. Bueno, pues nada, me fui al otro baño y cogí el bote. El caso es que según me estaba enjabonando pensaba, vaya mierda gel, no hace espuma. Normal, como que era crema hidratante. Oye no he tenido la piel tan suave en años. Que eso es algo que nos pasa a veces, que nos confundimos y tratamos de que algo, o alguien, sea lo que no puede. Hala ya me ha salido mi puntito moralista.

Por otro lado he entrado en el círculo del regaño. Y no, no os confundáis, que regañar, o ser regañado no es malo, lo malo es ignorar los regaños de la gente que lo hace por tu bien (mi momento Disney de hoy). Regañar a un regañador, o regañadora (no es que yo sea de esos que piense que igualdad es siempre citar a los dos sexos, es que son dos personas diferentes) tiene sus peligros, porque ellos tienen mucha más práctica, pero oye yo me diefiendo como puedo.

En fin, que la vida sigue, las vivencias también, y aquí vuelvo a estar, para el que le pueda interesar.

Anuncios