No toques, por qué tocas

por Fer Población

Pues sí, me gusta esa serie. No es ni culta, ni profunda, ni americana, ni enseña, ni aporta… Pero a mí me gusta. Porque me divierte, me entretiene y me hace reír. ¿Hay algo más bonito que decir a alguien que cuando me acuerdo de ti sonrío? Yo creo que no. A veces infravaloramos la risa, craso error.

Pero es que la frase es una verdad como un castillo. Si algo funciona ¿para qué lo tocas? De verdad, qué manía. Con lo que protestamos cuando las cosas no funcionan, y justo en el momento en el que todo parece arreglado, ya estamos metiendo mano pensando en qué pasaría si. Somos tocones por naturaleza. Y la vida no tiene el botón de deshacer. No, no lo tiene.

Seguro que habéis oído, o habéis dicho eso de ¿no podemos empezar de cero? No, no podemos. Porque yo no soy el mismo que hace diez minutos, y tú, bueno, tú tampoco lo eres. No nos engañemos. Pedir empezar de cero es tan absurdo como aquellos que aseguran que han vuelto a nacer. Mentira Puedes haber pegado un giro brusco en tu camino, pero no has cambiado de carretera, ni de ruta, ni de vehículo.

Somos inconformistas y buscamos optimizar resultados. Ordeñamos la vaca hasta que la dejamos seca, y claro cuando la vaca no da leche, tenemos que ordeñar la soja, aunque esto es otro tema.

Soy fan de las cosas sencillas, simples, pequeñas. De los guiños a escondidas, de las medias sonrisas, de las medias verdades, de las mujeres sin medias. Creo que lo bueno no tiene que ser breve, vivo en el aprobado raspado y confío a ciegas en los que me rodean. Porque así las cosas funcionan. No busco grandes emociones, ni grandes revelaciones, ni fuegos artificiales cuando te encuentre.

Porque si algo funciona, no lo toques.

Anuncios