Indignado y desconcertado

Vale que normalmente me asomo aquí a contaros alguna de mis locuras. Y sí, es verdad que a veces me da por ponerme romanticón, pasteloso o como queráis llamarlo. Bien pues hoy no es el caso, hoy estoy que me subo por las paredes, que muerdo. Que como salga a la calle sin bozal puede acabar en alguna perrera, y no creo que en este estado nadie vaya a adoptarme. Lo dicho, que estoy de mala leche.

Os cuento, este fin de semana se celebra el concurso de pintura al aire libre de La Gaceta de Salamanca y mi amigo Gregor y yo hemos estado intentando aumentar el número de participantes. Así que hemos hablado con la facultad de Bellas Artes, con un colegio que tiene un bachillerato de Bellas Artes y con varias asociaciones de artistas. El temas es así, el concurso paga un autobús que sale por la mañana de Madrid y los trae de vuelta por la noche. La inscripción en el concurso es gratuíta. El primer premio en el mismo son 1.500 euros además de una exposición colectiva y varios catálogos de la misma. Es decir, que independientemente de que ganen alguno de los premios, el coste para los participantes es cero.

Pues no hay manera. Pues no se animan. De verdad que nos hemos llegado a sentir como relaciones de discotecas. De estos que te abordan cuando vas por la calle y te hacen entrar para tomar un chupito. Pero con una gran diferencia claro, nosotros no queremos que nadie se gaste el dinero y el día después del concurso nadie va a tener resaca por nuestra culpa. Es como si tuviera un fajo de billetes en la mano y nadie quisiera cogerlo por no venir hasta mi casa.

La verdad es que tanto la decana como la vicedecana de la facultad de BBAA nos han dado todo su apoyo. Han difundido el concurso, lo han movido… Y entiendo que los alumnos están ahora de exámenes, pero oye nada de nada. A fecha de jueves a las once de la mañana aún no sé si seremos capacas de llenar un microbús o, como dice Gregor, al final mandamos un Blablacar… ¿No os parece frustrante?

Ahora, que mucho peor ha sido la respuesta tanto de la asociación de artistas, como del colegio con bachillerato de Bellas  Artes. Los primeros respondieron diciendo que lo lamentaban mucho, pero que no suelen tener respuesta de los artistas para estas iniciativas. Vale, estupendo, ah eso sí, seguro que luego iréis al Ministerio de Cultura, Ayuntamiento de Madrid o similares, a pedir fondos y presumiendo de lo activos que sois, lo mucho que moláis y las cosas que hacéis. Yo os invito a que a cada petición de subvención que hagáis de ahora en adelante adjuntéis el mail que nos habéis mandado a nosotros. Por coherencia, vamos digo yo.

¿Y el colegio? Pues como Wally, aún lo estamos buscando. La callada por repsuesta y no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. No lo puedo entender.

Estoy harto de escuchar a todo tipo de colectivos que no hay ayudas para el arte, que no se apuesta por la cultura, que éste es un país de donde solo importa el fútbol… Las quejas las escucho, o leo por todos lados. Oye, y resulta que vas tú con una propuesta interesante y nadie se apunta (o muy pocos). Por mi parte la próxima vez que oiga a un artista (o alguien que se cree serlo) quejarse lo voy a mandar a tomar por culo. Sin cariño.