Pequeños desastres del hogar

por Fer Población

Estoy seguro de que a ti te pasa igual que a mí. Seguro que en tu casa hay un cuadro que no has colgado, un grifo que gotea, una puerta que cierra mal, un arañazo en la pared… Y esto puede ser por dos motivos: uno porque nunca se te ha dado bien el bricolaje y otra porque eres algo desastre. En mi caso son las dos. No sé si os he contado que hubo una chica que me gustaba (y bastante la verdad, aunque no me hizo ni caso) que se le daba genial todo este tipo de cosas, vamos que estaba para dar lecciones al vasco de Bricomanía (o eso decía ella). A mí, sin embargo, se me da bien la cocina. Éramos complementarios de una manera poco habitual, pero en pleno siglo XXI ya hay muchos modelos de parejas, de familias… O eso creo yo.

El caso es que todas las casas tienen esas pequeñas taras. Esos defectillos que les da personalidad.Conoces una casa cuando sabes, por ejemplo, que para abrir la puerta tienes que empujar con el culo mientras giras la llave, o para cerrar el grifo hay girar el mando fuerte de izquierda a derecha, o… En fin esos rasgos distintivos. Nuestro desastre personal. Qué aburrido es lo perfecto. Y es que somos vagos. Lo somos. Que vale que ponerse a colgar un cuadro necesita de cierta habilidad, de herramientas, de tiempo… ¿Pero poner una bombilla? Tengo lámparas en mi casa que llevan sin bombilla años, es más, he llegado a mover una lámpara cuando me hacía falta luz en una zona. Y ya no es el ir a comprar la bombilla, que parece como si tuvieras que hacer las doce pruebas de Hércules, porque cuando consigues hacer el esfuerzo titánico de traer la bombilla a casa, vas y la dejas encima de la mesa de la entrada. El ponerla ya si eso otro día, que por hoy ya has tenido bastante.

Eso sí, el gustazo que te da el poner esa bombilla, lo bien que te sientes contigo mismo. Y nadie te entiende, y te miran pensado “tío, has puesto una bombilla (suelen decir puta bombilla, pero eso suena feo)”. No te entienden, es tu bombilla, es tu gran obra. Lo has conseguido y no te dan su apoyo. Son tontos.

 

Anuncios