Los peligrosos chalecos de colores

por Fer Población

No sé si pasa en todas las ciudades, al menos en Madrid sí. Por la zona centro cada vez ves a más gente con chalecos de colores. Pero de colores llamativos eh, de rojo, de rosa, de azul… Nada de esos tonos tierra que le gustan tanto a mi madre, qué va, cuanto más se vean mucho mejor.

Y todos esos que llevan chaleco suelen tener algo en común, llevan una carpeta. Parece raro, pero todos la llevan. Y no, no es que sea el nuevo uniforme de los colegios, qué va, es mucho peor, mucho más incómodo, mucho más peligroso. Porque estos seres enchalecados son los representantes de las nuevas sectas, las ONG. Y quieren introducirte en su mundo, quieren captarte, dominarte, llevarte a su lado oscuro. Y te sonríen para esconder sus oscuras intenciones, pero desconfía, ten miedo, huye si puedes.

Y los ves ahí, parados en la calle, situados estrategicamente en los semáforos para que no tengas escapatoria, para que no puedas huir. Y dudas entre dejarte caer en sus garras o lanzarte al tráfico y que sea lo que dios quiera.

Pero yo he aprendido a lidiar con ellos, a esquivarlos, a sobrevivir en ese mundo de depredadores con chaleco. Por eso os voy a dar unas normas, unas pistas, unos métodos para conseguir llegar a mañana.

Nada de contacto visual. No se te ocurra. Notarás cómo ellos tratan de buscar tu mirada, cómo giran la cabeza para buscar tus ojos. Son de otra raza, su cuello gira más de lo que puedas imaginar. La niña del exorcista era un miebro de una ONG con un mal día.

Ten la excusa preparada. Unos segundos de duda pueden ser tu perdición. Nada de tardar dos segundos, pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte. Una frase clara, seca concisa.

Nada de pararse, nada de dejar de andar. Huye, corre, sálvate. La naturaleza es sabia, la gacela, el ñu, el conejo, huyen de los depredadores.

Cascos y gafas de sol. Escóndete, haz que no oyes, que no ves, que no pueden tratar de chupar tu alma.

Y si todo eso falla… Señores ir pensando el color que más os gusta para ser un enchalecado más.

Anuncios